sábado, 30 de abril de 2016

Pepi la Fea

¿Lo mejor del libro? Teo


Amigos mios:

(Ni que fuera Scar, pus)
¿Cómo están? ¿La vida les trata con dulzura o les da una patada tras otra? Acabo de reaccionar en que casi siempre pregunto lo mismo y aun nadie responde jajajaja… en fin.

   Por mi parte estoy bien, comenzando estas líneas con el acogedor ruido del metro tras haber terminado el libro en turno, uno que a más de alguien le sonará: Pepi la Fea de Josefa Wallace (¿Quién dijo yo?)

         Sí, por lo que sé ya tiene segunda parte y yo recién caí en las garras de la primera. ¿Qué puedo decir para los que anden fuera de onda? La historia trata de Pepi, según las páginas, quien nos cuenta sus peripecias tras haber conocido por internet a un chico español y termina interesada en él, siendo correspondida para su sorpresa (pues, como imaginaran, no se siente nada agraciada), sin embargo por… aquí diré para no spoilear, "malos entendidos" el tema no pasa a mayores y años más tarde, habiendo dado vuelta la hoja -o pensando eso- Pepi viaja a España por temas de estudios, donde vuelve a encontrar al chico, ahora en vivo y a todo color. Y también a todo color vienen esos malos entendidos, comenzando ahí la parte interesante de la historia.

    Para empezar, toda la lectura me recordó a una montaña rusa: comencé con entusiasmo y ciertas expectativas -tanto oi del libro que algo de ilusión tenía-, por la mitad andaba aceptando que no sería la gran cosa y cerca del final, tuve un subidón que me dejó verde por saber que rayos pasa en el segundo. En conclusión lo sentí tan estable como un terremoto. Y aquí entramos de lleno en la narrativa, la cual siendo en primera persona es muy coloquial, natural y clara, incluso entretenida permitiendo al lector avanzar rápido en la lectura… Tal vez, demasiado rápido.
A la pobre chica le pasa pastelazo tras otro y con suerte dan un par de frases para resumir “lo horrible” que se siente y walá, a contar la siguiente anécdota.
Debo destacar que por eso, en la mayor parte del libro sentí la misma emoción que si me estuvieran contando que Pepi fue a comprar pan, amén claro de que al no poder adentrarnos en sus emociones no sentí mucha empatía con ella. Ya recién en la última parte Josefa pisa el freno y arregla esto, logrando que termine la historia con un mejor sabor de boca; además de mostrarme un clímax bastante bueno e inesperado para mi gusto, que junto al cierre abierto que dejó quedé con el bicharraco de la curiosidad haciendo ruido en mis orejas.

    Los personajes los encontré bien creíbles, algunos me cayeron bien y otros ni tanto -el Ibizo vendría siendo mi favorito-. Aunque del físico no hubo mucho, los perfiles fueron coherentes en toda la historia (incluso aquellos medios psicópatas siguieron así hasta el final jajajaja)

    La trama me dejó con sentimientos encontrados, si bien puedo entender que la base de la historia sea el ver si Pepi va a quedarse finalmente o no con su amor español, pero que a lo largo del libro el  ritmo sea el de "encuentro al chico- peleo con el chico- me reconcilio con el chico- vuelvo a pelear- vuelvo a reconciliarme"- y el ciclo sin fin termina gastándose (igual que mi paciencia). Vale, seguro exagero un poco, de hecho, el clímax no tiene nada que ver con ese vaivén, pero al ritmo torpedo con redbull que iba no se pudieron apreciar más que en el momento y como idea general, termina quedando ese hilo vicioso. La otra cara de la trama y lo que me gusto bastante fue que rompiera mi prejuicio y no fuera la típica historia de la "chica fea" que pasa enamorada del "chico lindo" sin que la pesque, y luego se vuelve bonita, como el clásico plumífero. Bien pensado, no sigue para nada esa línea, que sumado a su matiz creíble y entretenido me dejó con ganas de leer la segunda parte.

   En suma, un libro ideal si quieren pasar un buen momento y leer algo relajado, con personajes y situaciones identificables y que con todo el chiste que rodea sus páginas, no deja de mostrar ciertas verdades para tener en cuenta, con unas pequeñas voladas filosóficas que a veces se da la protagonista. A lo más advierto que hay que entender los modismos chilenos para no perderse los chistes, jajaja.

¡Felices lecturas para todos!
S.K. Seibert

2 comentarios:

  1. No estoy de acuerdo para nada con tu comentario, el libro es buenísimo. Si a ti no te pasa nada con el libro, y dices “en la mayor parte del libro sentí la misma emoción que si me estuvieran contando que Pepi fue a comprar pan”, es porque eres de piedra, pero en cambio a diferencia de ti la gran mayoría de las personas amamos esta saga. Yo leí el primer libro y te juro que no podía dejar de reírme con él. Pero reírme realmente a mares. Yo recomiendo plenamente este libro, porque es una historia liviana, muy chistosa, para entretenerse y cumple plenamente este objetivo. Es muy livianito para leerlo, es decir no es para nada complicado. Creo que eres muy exigente en tu forma de criticar. Al final los mejores jueces son los lectores, que compran los libros, y Pepi la fea ha sido un gran fenómeno y lo es todavía en ventas. Tanto así que Josefa Wallace, la autora, fue invitada a la tv, porque la historia tiene una enorme cantidad de fans.
    Mi nombre es Felipe Pinto, Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja... Oye, chico, pero si S.K a dicho lo mismo q tú. XD Solamente no lo amo, pero dijo q era bueno relajado y divertido!

      Eliminar