lunes, 22 de junio de 2015

Archimago: Los Elementales Perdidos



¿El personaje fantasma?


¿Qué tal, estimados?
Aquí me tienen de vuelta a las andadas, tras haber patiperreado de lo lindo por el planeta Terra, en un viaje auspiciado por la chilena Midori Gale y su libro “Archimago: los Elementales Perdidos, primera parte” Exacto, el título ya te amenaza de una futura frustración por no saber el final. Igual pascual me lancé a ver qué pillaba a la vuelta de las páginas.

¿Y qué encontré? Una historia cuyo inicio no puede ser más simple: tenemos a Terra, habitado por magos y equilibrado por los Elementales; quienes de un tiempo atrás desaparecieron y con ello el equilibrio se fue a las pailas. Así es como Hayashi, (el prota) termina incluyéndose en un grupo de ocho jóvenes elegidos para salir a buscarlos. Ok, puedo sentir la duda en el aire: ¿Vale la pena leerlo?
Tenemos el típico viaje épico, con el conocido grupo juvenil y numeroso, y el ya visto protagonista medio aislado e incomprendido. Por ahora me limitaré a recomendarles seguir leyendo y no caer en los típicos engaños de un resumen típicamente simplón.

Comenzaré con algo que a veces extraño en otros libros: el ENGANCHE. Con esta novela a Gale le resultó casi de inmediato conmigo, usando una narrativa entretenida y sin lagunas, la escritora te va mostrando los lugares y las situaciones de forma clara y fácil para la imaginación. Tal vez la única falla aquí esté en el ritmo y es que, en especial en las primeras páginas los sucesos corren más rápido que Speedy Gonzáles (Ejemplo: todo un viaje de una ciudad a otra... ¿narrado en una sola línea? ¿No pasó nada con tanto cabro suelto?) al tiempo que irónicamente, hay una abundante tendencia a las manzanitas que retrasan la lectura
–¿de flash a tortuga? Sí, hasta las narraciones pueden ser bipolares, no digo. –
Dos baches técnicos que delatan la pluma novel de la escritora, sin embargo destaco que las prisas van desapareciendo con el avance del libro, así como las redundancias empiezan a llamar menos la atención.
Amén que a modo muy personal, si pienso que la publicación Midori la hizo por las suyas, sin editorial de apoyo, alzo los pulgares y la felicito, confiando que Speedy y las manzanitas sean sólo una anécdota en sus futuros escritos.

Siguiendo el hilo paso a curiosear la trama, que me pareció agridulce. Me gustaron sus giros que mantienen encendido el entusiasmo, junto a las situaciones y los personajes realistas. Por ejemplo, cuando dan la razón de porqué mandan a jóvenes inexpertos a la Gran Odisea, en vez de adultos más diestros; o en la convivencia misma, donde se nota la chispa juvenil junto a sus yerros. Sin embargo hay una falla importante en su estructura: la carencia de un clímax definido. No porque falten ideas, al contrario: en mi caso reconocí dos o tres nominados al Óscar, pero como tenían igual impacto, ninguno sobresalió. Tal vez el problema haya sido que Midori quiso abarcar muchas ideas con el mismo ímpetu; como fuere, al final me quedé con una vaga idea al respecto, que no ayudó mucho al final abierto que se presenta después.

De los personajes también tengo algo que picar ¿cómo no, si aparte del prota hay siete más casi tan importantes como él? Si a ellos les sumamos los extras que se abonan un buen rato en la historia, es para que uno se pregunte si entre tanto títere no va a quedar alguno sin cabeza. Y nuevamente escapando a las leyes de lo típico, a pesar de caer en el pobre físico alimentado con poco más que el tripack archiconocido, Gale me sorprende logrando manejar el circo a un ritmo parecido, sin que ningún mono quede olvidado en la narración; y aunque en sus perfiles no son tratados a fondo, si se notan rasgos de carácter diferenciadores que les dan su propio sello a cada personaje.
Algo a destacar para mi gusto, al fin y al cabo no estamos hablando de sólo dos o tres títeres.

Concluyo esta humilde opinión reconociendo mi completa frustración al llegar a las últimas páginas y quedarme con ganas de más, lo que en el fondo es algo bueno, sino no estaría recomendando esta obra fantástica con tintes épicos, ideal para los amantes del género. Sin más vuelvo a mi rincón, satisfecha por encontrar esta joven pluma que promete nuevas ideas, no obstante por lo que he escuchado la continuación es en fanzine, así que lastimosamente para ustedes, aunque los lea no son libros para reseñar.
¡Felices lecturas para todos!
S. K. Seibert.

1 comentario:

  1. Sí! A mi también me gustó la novela, y se puede apreciar que con trabajo y dedicación la autora puede lleger muy lejos. =3

    ResponderEliminar